Sertec

Sertec
Clikc en la foro para el Facebook
 

El día en el que tenía que atender juicios de dos causas que estaban por extinguirse, la jueza Mesalina Fernández decidió faltar a su trabajo para intervenir en un proceso de licitación en la Conatel. La magistrada intentó frenar la licitación de una radio AM que pertenecía a su familia. El viernes 18 de mayo, el tribunal conformado por Gloria Hermosa, Mesalina Fernández y Alba González debía atender dos juicios. El primero de ellos debía iniciar a las 8:00, de acuerdo a lo dispuesto por Coordinación de Juicios Orales. El segundo, a las 8:30.
A la misma hora en la que debía iniciar el primer juicio, la jueza Mesalina Fernández ingresaba a la sede de la Conatel en el microcentro capitalino para intentar frenar el proceso de licitación de una radio AM que pertenecía a su familia.
Imágenes del circuito cerrado del edificio de Conatel a las que tuvo acceso ABC Color revelan que la jueza Fernández llegó al lugar a las 7:57. En teoría, a esa hora debía encontrarse ya en juzgados esperando el inicio del primer juicio que debía atender esa mañana.
Fernández discutió con los guardias de la institución, debido a que estos intentaron evitar su ingreso a la sala donde se debía realizar la apertura de las ofertas para la explotación de varias emisoras de Amplitud Modulada (AM), entre ellas radio Asunción 1250 AM, fue explotada durante varios años por la familia de la jueza.
Protesta en sala
Finalmente, según las imágenes del circuito cerrado, la jueza Fernández pudo ingresar al recinto donde se debía realizar la apertura de las ofertas a las 9:11, burlando a los guardias. No conforme con haber abandonado su lugar de trabajo, Fernández decide realizar una protesta en plena sala. A las 9:58, de la nada, abandona su asiento y arrebata el micrófono a los funcionarios de la Conatel para cuestionar la irregularidad del proceso de licitación.
Tres minutos después, a las 10:01, Fernández abandona el edificio de la Conatel acompañado de dos funcionarios judiciales identificados como Diego Díaz y Claudivaldo Martínez (hijo de la magistrada).
Denuncia cajoneada
Todo el actuar de Fernández quedó registrado no solo en imágenes de circuito cerrado sino también en una acta notarial labrada por la escribana Rita Franco. La ausencia de la jueza fue denuncia ante Superintendencia de Justicia.
Consultada al respecto, la jueza aseguró que el 18 de mayo no tenía uno sino tres juicios y que el primero, que debía iniciar a las 8:00 se pospuso con anterioridad. Afirmó que ya se encontraba a las 9:30 en sala de juicios y que atendió dos causas más.
Acreditó la situación a un error de Coordinación de Juicios Orales que supuestamente puso mal los horarios.
Cuando le señalamos que una acta notarial y videos demostraban que a las 10:00 seguía en el predio de la Conatel, dijo que la escribana mintió y que los videos tenían error de horario.
Sobre Diego Díaz, funcionario de su oficina, primero dijo que ella le dio permiso para retirarse de su lugar de trabajo y después cambió la versión diciendo que fue solo para llevarle un poder.
fuente abc color

Herencia de Radio

Tiempo de Acción Ciudadana

Acuéstese Contento

Green Tour Radio

Una Hora con Dios

Arrasando

Tarde Fecunda

 
Top